Del estancamiento a la inversión.

Desde 2011, el país no crece. Cifras oficiales indican que la torta es la misma, pero con más gente para repartir. El populismo solo sabe repartir, pero se olvidó de la inversión y el crecimiento. Cristina dijo alguna vez que la economía era poner plata en el bolsillo de la gente. Resultado: 200 por ciento de inflación anual. Un reciente documento del Banco Mundial señala que, desde 1950, Argentina es el país que tuvo más recesiones, superando a Venezuela y al Congo. Eso sí, en el Congreso, como si no hubieran tenido ninguna responsabilidad, votaron contra todas las medidas posibles frente a esta emergencia. Gracias al trabajo de Guillermo Francos, se logró la aprobación quitando algunos puntos, una gran victoria para el gobierno.

¿Se termina una etapa?

Se dejaron de lado las tasas negativas. Fueron útiles para licuar la deuda del Banco Central. La inflación retrocedió al 4,2 por ciento. Cinco meses de superávit fiscal. Dólar controlado.

¿Ahora se apunta a la recesión? ¿Cuánto tiempo tomará sentir un rebote? Pero la clave es la inversión. El régimen para las grandes inversiones es fundamental.

Mientras tanto, se logró despejar las calles. Los movimientos sociales no se debilitaron por el protocolo de Bullrich. La clave fue que siguieron la ruta del dinero. Fueron en busca de las cajas y se terminó la discusión.